Categories
Foreign intervention

Siria y la intervención humanitaria

En el ambiente de la guerra civil en Siria desatado en las ciudades de Aleppo, Damasco, Homs y Hama, después de la matanza de Houla y el fracaso de todos los intentos de un cese al fuego por parte de los rebeldes y el gobierno de Bashar Al-Assad, renunció Kofi Annan como el mediador de Paz de la ONU y la Liga Árabe para el conflicto en Siria. Su queja al dejar el cargo fue precisa y sin duda con la experiencia de dos crisis similares en la memoria –Bosnia y Ruanda-, la comunidad internacional incita el conflicto en lugar de apoyar un solo acuerdo de paz.

Es claro en términos realistas que los intereses geopolíticos son el motivo por el cual los actores regionales e internacionales actúan sobre el caso Siria y lo expone con claridad Mauricio Meschoulam. Amén de las implicaciones geopolíticas inmediatas hay un debate que nuevamente se renueva alrededor de la idea de la intervención humanitaria, la inacción de Naciones Unidas sobre el caso y la profundidad de las implicaciones de los vetos recientes de Rusia y China a las resoluciones más “activas” sobre el caso Siria.

Los antecedentes de casos los casos de Bosnia y Ruanda donde los conflictos internos escalaron a guerras civiles y masacres generaron un amplio debate sobre el rol de la ONU y de la comunidad internacional para detenerlo los sucesos y lograr la paz. En el caso de Bosnia después de la matanza de Srebrenica la comunidad internacional por medio de la OTAN se intervino en el país para orillarlo a la pacificación. En el caso de Ruanda el fracaso de la Operación de Mantenimiento de la Paz después de iniciado el genocidio (que muchos no tuvieron datos hasta semanas después) provocó su retirada y la pacificación todavía más complicada. Estos dos casos son para la ONU y los actores el recordatorio de que la inacción es muy costosa.

Teniendo estos antecedentes, la Asamblea General adopto una resolución que recogía la doctrina de la intervención humanitaria en base al famoso documento “La Responsabilidad de Proteger”. A partir de ella podría decirse que el caso más reciente de su aplicación fue Libia pero con ello China y Rusia presentaron amplias reservas y condenaron los errores que cometió la OTAN en la ejecución de la zona de exclusión aérea en ese país. Es previsible que el debate siga abierto y las reservas de China y Rusia sobre la intervención humanitaria como instrumento para proteger vidas y detener conflicto se reunieron con los intereses geopolíticos de todos los actores lo cual provocó con mayor facilidad los vetos de los países mencionados.

Kofi Annan en su renuncia explicita que los actores en los hechos han alimentado el conflicto (y los reportes de prensa hablan tanto de Estados Unidos como de Rusia). La solución de Annan posiblemente era darle capacidades aún mayores a la Misión de Observadores en Siria para aumentar su capacidad de encauzar la paz por medio de la disuasión (el llamado “peace-enforcement”). Pero ante los intereses geopolíticos y la sombra de Libia atrás cualquier intento mínimo de aumentar el rol de la ONU en la solución del conflicto Siria se encontró ante los intereses y entonces se desatará la guerra civil (ver los escenarios de @maurimm).

Kofi Annan anunciando su renuncia como mediador para Siria de la ONU-LEA.

Como mencioné en dos entradas anteriores, en primer lugar la sombra de Libia limitaba la posibilidad de intervención abierta en Siria y en segundo lugar la necesidad de nuevas facultades para la ONU en la región. Ante el actual escenario en Siria que desembocará o en una guerra civil prolongada o la deposición del régimen lo más interesante será la fuerza con que recobrará la idea de la intervención humanitaria que se descarto de un inicio. Pero la defensa de la misma tendrá que contemplar una discrepancia de fondo del polo no occidental, que en el fondo la intervención en su fase de reconstrucción (construcción de la paz/Estado) tiene un carácter democrático que no es la antípoda del pensamiento de Rusia y China. Paradójicamente, el evitar con bloqueo en Siria la intervención puede hacerla más popular. A pesar de ello, la batalla ideológica (algunos hablaron de una redición moderna de la guerra fría con otros códigos) cruza directamente en como la ONU o sin la ONU la agenda en países en conflicto es administrada. La idea si el máximo fin es el humanitario y la pacificación no pasa necesariamente (a pesar que algunos lo piensen) en replantear el rol de la ONU y su Consejo de Seguridad (ese debate es más complejo que solo su capacidad de respuesta), sino de encontrar un justo medio entre la intervención humanitaria liberal y la defensa de la idea de soberanía en las acciones de los no occidentales.

Siria es el escenario de la reapertura de muchos debates de ética internacional sobre la acción de los organismos internacionales ante conflictos armados. El llamado de Srebrenica y Ruanda es mucho más complejo que un llamado a la acción y pasa más bien al replanteamiento de los criterios por los cuales se toma la acción. Intervenir o no intervenir por la voluntad de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad es un debate de fondo mucho más complejo que la simple idea de culparlos por sus intereses geopolíticos (que existen esas culpas). La pregunta en este tema tiene una mezcla de lo ideal y lo realista, ¿cómo proteger vidas y al mismo tiempo cumplir con el entramado ideológico y geopolítico del mundo? Esa pregunta se responde con la simpleza del juicio de Annan, al decir que los actores debían resolverla, no el mediador.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.