Categories
Democracy Democratic transition Education policy Party politics Personal Political science Statebuilding and weak state

Perdigones de Ayotzinapa: Apuntes breves

Cual balas de plata despedidas al vacío se han desplegado reacciones y manifestaciones profundas en muchos campos de la vida nacional por la desaparición de nuestros 43 compañeros normalistas desaparecidos. De esas hablo muy breve, porque, aunque cada una merece muchísima más reflexión, es necesario notar la simultaneidad de reflexiones que se pueden derivar de un evento tan concreto.

¿Y qué sucederá con las Normales?

Los compañeros normalistas han realizado sus manifestaciones de desobediencia civil y de protesta para mantener abierta la Normal Raúl Isidro Burgos. En la discusión alrededor de esa Normal rural se ha destacado el papel histórico y actual de los miembros de esa escuela como comunidad. Pero, más allá de la membresía reconocida de la escuela, más preguntas deberían hacerse. ¿Por qué los gobiernos mantienen una posición por lo menos indolente –algunos dirían activa- con respecto a las Normales Rurales? Parte puede explicarse por el cambio demográfico por el cual ya no sea necesario un número importante de profesores rurales como en años previos. Tal vez es parte del proceso de cambio del sistema educativo con las últimas reformas. Habría que cuestionarse que papel tienen las Normales en los últimos años en el sistema educativo. Porque además, creo, el peso simbólico y real importante de esa Normal, y muchas Normales rurales, es que son el mecanismo de movilidad social más importante de sus regiones. La Normal rural es una escapatoria y una posibilidad educativa ante la desatención del gobierno en educación superior. Eso se defiende en Ayotzinapa, una posibilidad de futuro.

Democracia en prácticas locales

Me es complicado como politólogo hablar de democracia con no politólogos, o muy descreídos de la disciplina, porque yo si me atrevo a decir que México es una democracia. Sí, me basta con dar las condiciones de competencia electoral de Przeworski sobre democracia para decirlo. Y creo que lo sostendré por el momento. Pero Ayotzinapa si me habla mucho de la democracia más allá de los confines de la urna. Más allá de las aspiraciones de progreso con las que muchos esperamos que nuestros votos cambien algo, deberíamos pensarlo en qué medida el gobierno –los representantes- nos escuchan. Los normalistas seguían exigiendo la permanencia de su escuela. Pero mientras ellos no son escuchados, al palacio entran los privilegiados de la violencia. Mientras unos piden en un municipio de Guerrero ser escuchados, otros son escuchados porque ya tenían medios o dinero por delante. Se trata de democracia y desigualdad en lo local, a unos les toca represión a sus demandas, y a otros los cubiertos de plata. ¿Cómo podemos pensar nuestra democracia funcional en un ambiente donde unas demandas aparentemente no conflictivas son respondidas con represión? Porque, en cuanto a responder a demandas de la sociedad, en lo local, la práctica de cooptación o represión y escucha selectiva del régimen anterior sigue viva, incluso con un gobierno de “(nueva) izquierda”.

Universidades

Rogelio Ortega era Secretario General de la Universidad Autónoma de Guerrero antes de ser designado gobernador interino. Salvador Jara Guerrero era Rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo antes de ser designado gobernador interino. ¿Por qué los nuevos gobernadores interinos de Estados en crisis son directivos universitarios? Mi hipótesis es que, a pesar de que no creo que los directivos universitarios sean personajes políticamente desvinculados, esos personajes representan el último reducto de confianza del Estado para encontrar dirección, o al menos un grado de legitimidad. Las Universidades son espacios que en México, más allá de que así sean o no en la práctica, representan una alternativa ética en una sociedad en crisis. Baste con saber siempre de las declaraciones del rector de la UNAM, o que en cualquier proceso público se requiera de las universidades para dar cuenta de cierta confiabilidad del resultado que se desee. Eso me provoca esperanza y preocupación. Esperanza porque la vida universitaria es una alternativa para las crisis. Preocupación porque tengamos que irnos hasta los últimos espacios porque los demás, nuestras instituciones, nuestra clase política, ya parecen incapaces.

Democracia Deliberada

En mi grupo político, Democracia Deliberada, llevamos semanas discutiendo los hechos de Ayotzinapa. De hecho recibimos a algunos normalistas que nos narraron los acontecimientos. La narración para nosotros, además del horror, nos hizo reflexionar sobre el papel que teníamos en esta discusión. No sólo de la situación general, también en descargo de nuestra militancia en el PRD. Nuestro primer comunicado del tema fue sobre las responsabilidades de la izquierda en el tema. Y, aunque tuvo éxito en redes sociales, hubo una reacción crítica de varios contra la forma en que nos habíamos posicionado con respecto al tema. Las críticas en esencia fueron tres: 1.- Nuestra reacción en el tema fue tardía, 2.- Nuestra reacción no es proporcional con las dimensiones de la crisis de seguridad, 3.- Deberíamos reconsiderar seriamente nuestra militancia después de lo sucedido. Ante ello, como en más de una ocasión, creo que hay una elevada expectativa a nuestro quehacer, lo cual es agradecible pero muy poco proporcional a lo que un grupo como el nuestro puede hacer. Nuestro grupo se caracteriza por la reflexión del tema, la deliberación pública, no con la reacción inmediata. En más de una ocasión lo dijimos en nuestras reuniones públicas, el tema es tan complejo que una sola sesión o una serie de correos no nos ayudarían a desentrañar tantos asuntos. Preferimos, creo que mis compañeros comparten esa idea, hacer una reflexión estructurada, aunque sea tardía, a una reacción rápida que no aporte novedades al debate. Además, la crisis es tan amplia que la reacción de la sociedad ha sido así, la sociedad, por fortuna, nos ha rebasado. No podemos aspirar a con nuestra posición ser tan proporcionales a la crisis, pero al menos si aportar elementos de análisis. Y finalmente, discutimos nuestra militancia, y en mi posición personal creo que aunque hay una gravedad sin precedentes para la izquierda con lo que sucede, el retiro de la vida militante es un error estratégico gravísimo. Es seguir claudicando a que los partidos sean ocupados por cualquier ciudadano. La respuesta no sería renunciar, sino llamar, de nueva cuenta a todos a militar y tomar al partido en sus manos. Mi única respuesta, la reitero ante las críticas, es llamar a la militancia, no a sacarnos de ella, porque la crisis solo habla de todo lo que todos deberíamos de cambiar. 

¿A qué parte del Leviatán? 

Fue el Estado, se repite constantemente. Coincido y lo afirmo yo mismo. Pero temo que la consigna, como en más de una ocasión, sin otro argumento de fondo, caiga en los absurdos de la generalización. Lo digo con mi experiencia estudiando el tema de la ingobernabilidad desde este término tan descriptivo pero vago como lo es Estado fallido. Acusar y etiquetar sirve para focalizar, pero no para reflexionar. Claro, no espero que la manifestación pública haga eso, no es su función. Lo que si espero es que los promotores de la discusión concreticemos en temas específicos y le hagamos nuevamente disección al Estado mexicano, al que llamamos Leviatán, el de oropel diría José Antonio Aguilar. Culpar a todo el Leviatán, sin pensar en que quizás el mismo no tenga el control de sus propias partes, sólo esconderá, más que relevar. Espero podamos revelar más allá de la consigna. Después de fue el Estado deberíamos decir, fue el federalismo mal diseñado, las policías abandonadas, la desigualdad regional, la justicia ausente, el uso de las Fuerzas Armadas, las políticas de seguridad, la selectividad en la asignación de derechos. Si, fue el Estado, ¿pero cómo?

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.